La Federación Balear de Fútbol

Según cuenta Juan Carlos Pasamontes, en 1926 hablar de "instancias futbolísticas" en Baleares equivalía decir Real Sociedad Alfonso XIII Football Club. Y éstos cada vez llevaban peor la prepotencia de la Federación Catalana de Fútbol. Los alfonsinos creían tener la mayoría de edad como club de fútbol y estaban hartos de que un día sí y otro también fueran blanco de las arbitrariedades y desaires de los federativos barceloneses. Reivindicaban en todo caso su legítima aspiración a beneficiarse de los derechos de que gozaban equipos de su misma categoría en otras zonas de España. De esta forma, y casi sin proponérselo, pasaron en pocos meses de exigir autonomía federativa para el archipiélago a rebelarse abiertamente en 1926. Empero y en contra de lo que podría parecer, los Kamenev y Zinoviev del nuevo orden del balón no salieron inicialmente del grupo liderado por el Alfonso XIII, sino del Regional y el Baleares. Para la revuelta los dos clubes contaron con el apoyo logístico (y el ansia de venganza) de Francesc Rosell y Rosend Pich, éste último representante de los equipos del archipiélago en la Federación Catalana de Fútbol, enfrentados a Ricardo Cabot por un incidente originado a raíz de un Sabadell-Español.

En el espinoso conflicto, que duró casi un año, estuvieron envueltos buena parte de los clubes insulares. Al principio la Federación Catalana adoptó una postura enérgica y admonitoria. O cambiaban o serían expulsados de la Federación. Como persistían en su actitud sediciosa, más tarde pasó a prohibirles cualquier actividad futbolística, para, finalmente, y tras comprobar que las amenazas no surtían efecto, plegar velas en claro signo de rendición.

Para tener una idea exacta de cuanto acaeció en aquellas jornadas es necesario remontarse a la reunión del Comité Provincial del cuatro de julio de 1925 que ratificó la exclusión de los equipos de Baleares de la Primera Categoría de Cataluña. Y aunque el Alfonso XIII presentó un recurso, este fue desestimado. Mientras, aquí en Mallorca, el Comité Provincial Balear decide apoyar oficialmente a la Federación Catalana de Fútbol y, de paso, destituyen al alfonsino José Fornés de la presidencia, pasando el Comité a ser controlado por personas afines al Regional y al Baleares. La Federación Catalana, a la vista de la irregularidad cometida en la destitución de Fornés, decide nombrar una junta interina cuyos miembros se nombrarían de acuerdo a la clasificación del último campeonato balear. Y aunque los alfonsinos quedaron en minoría, recuperaron la presidencia que delegaron en el presidente del Manacor, el notario Josep Vidal. La temporada 1925/1926 la empezaron el 8 de noviembre de 1925 los siguientes equipos: Alfonso XIII, Constancia, Regional, Manacor, Baleares, Mallorquí, CM Alaró y Estrella.

El penúltimo lío vino por la clausura del campo del Manacor por parte del Comité Provincial Balear. El presidente del Manacor recurrió el cierre y, en una maratoniana reunión, cuando los partidarios del cierre del campo ya habían abandonado la misma, se decidió rehabilitar el campo. La Federación Catalana ratificó el acuerdo. En la prensa de esa fecha se publicaron dos acuerdos: uno de la Federación Catalana revocando la clausura del campo y otro del Comité Provincial Balear notificando la suspensión de todos los partidos previstos para el día siguiente. Así pues los partidarios del Alfonso XIII y del Manacor sí acudieron a los partidos, mientras que los partidarios del Regional y del Baleares, no. El cisma estaba consumado. A la semana siguiente la Federación Catalana volvió a programar los partidos suspendidos en vano.

Los clubes escindidos organizaron una liga paralela bajo el paraguas de una non nata Federación Balear de Fútbol que previamente habían registrado en el Gobierno Civil. A esta nueva y definitiva escisión siguió la suspensión del campeonato. El 11 de enero de 1926, la Federación Catalana emitió el siguiente fallo: "Reorganización del Comité con los clubes adictos; organizar con ellos un nuevo campeonato; conceder un plazo a los clubes para que depongan su actitud debiendo, aún en caso de acatar el acuerdo, permanecer tres meses sin jugar ninguna clase de partidos; imposición de distintas multas y fijación de indemnizaciones, y dejarles excluidos en todo caso del nuevo campeonato". Este nuevo campeonato lo disputaron el Alfonso XIII FBC, Manacor, CM Alaró y CM Felanitx.

Al cabo de medio año las gestiones y contactos de Gabriel Font Martorell para solucionar el llamado "pleito balear" empezaron a dar sus frutos. Tras arduas negociaciones a tres bandas con la Catalana, el Comité Provincial Balear y los equipos rebeldes, el 10 de junio de 1926 el presidente del Comité, Josep Vidal y una delegación de los equipos secesionistas alcanzaron un principio de acuerdo. Dos días más tarde aparecieron los señores Cabot, Plantada, Moles y Campí, representantes de la Federación Catalana. Éstos únicamente impusieron dos requisitos para sellar el pacto: que los disidentes se comprometieran a acatar cualquier decisión que los organismos oficiales adoptaran a partir de ese instante y que presentaran un certificado gubernativo conforme quedaba disuelta la autodenominada Federación Balear de Fútbol. El acuerdo contemplaba uno de los aspectos más importantes: la territorial catalana adquiría el compromiso de reconocer y apoyar la autonomía del balompié balear en el plazo más corto posible.

El día 21 de junio de 1926, Ricardo Cabot informaba a los mallorquines de que la Asamblea del fútbol español había conferido, por unanimidad, plena autonomía a la Federación Balear por el periodo transitorio de un año...

Pretendo aquí recopilar las clasificaciones de todos los torneos regionales, fases de ascenso y promociones (inferiores a la 3ª división) disputados en la isla de Mallorca. Es un trabajo arduo y espinoso, que necesita de muchas horas y dedicación. E imagino que, muy a mi pesar, no todas las clasificaciones podrán ser rescatadas y, muchas de ellas, no cuadrarán. Pero es el precio que hay que pagar por el olvido a que han sido condenadas por parte de la Federación Balear de Fútbol durante muchos años.